martes, 24 de marzo de 2020

Rúbrica para evaluar un esquema


El esquema es la representación visual de una serie de conceptos que, relacionados entre sí, tejen una red compleja de conocimiento. Su utilización se ha vinculado, en numerosas ocasiones, con la del resumen, como técnicas de estudio hermanadas, al servicio de la lectura comprensiva y del subrayado de un texto. 
Su principal virtud se halla en la capacidad de desentrañar la maraña de ideas, fechas, lugares o nombres propios de textos armados con una densidad conceptual notable o con una abundancia inusual de datos. Por otra parte, y según algunos expertos, esta técnica de estudio despierta zonas de nuestro cerebro que, en textos de lectura tradicional, secuencial, se mantienen inactivas. De esta forma, se favorece un tipo de aprendizaje integral, generalizado, sensible a los distintos estilos de adquirir un conocimiento por vías formales o informales.
La rúbrica objeto de esta entrada se inspira en las dos últimas que publiqué para valorar un resumen y la expresión escrita de un texto expositivo - argumentativo, respectivamente. La principal novedad radica en la demanda de sincretismo y brevedad en la formulación de los conceptos (para evitar la copia engorrosa, prolija y descarada del libro de texto) a la vez que fomenta el desarrollo de estas ideas en ramaje frondoso, tupido y rico en matices o relaciones conectivas.

Espero, como en las dos rúbricas anteriores, que sea de provecho y ofrezco, a su vez, el enlace de descarga al documento en .xls (formato Excel).



domingo, 22 de marzo de 2020

Rúbrica para evaluar un resumen



El resumen es uno de los ejercicios habituales en el aula y en las pruebas de acceso a muchos estudios superiores. Su valor radica en que sirve tanto de técnica de estudio, para contenidos teóricos extensos, como de prueba de comprensión lectora de un texto o de muestra de expresión escrita. Tampoco es, por otra parte, un recurso exclusivo de las clases de Lengua, sino que es habitual en Historia, Ciencias, Filosofía y otras materias que dependan de producciones escritas, por lo que su adquisición, desarrollo y perfeccionamiento, como herramienta instrumental, es una tarea puramente interdisciplinar.
Los criterios clásicos son brevedad, claridad, sencillez y objetividad, cuya finalidad última siempre será la de elaborar un resumen que pueda sustituir al texto original en su sentido. Así se describe en las páginas 433 a 440 de Saber escribir (2006), del Instituto Cervantes, coordinado por Jesús Sánchez Lobato. 
La rúbrica que se ofrece en esta entrada contempla los cuatro criterios clásicos, con alguna modificación de calado (se responsabiliza a la sencillez de los procedimientos de cohesión) y se le añaden los ítems que valoran la presentación, adecuación y corrección que se habían estipulado para la evaluación de la expresión escrita de textos expositivos y argumentativos.
Recomiendo, para finalizar, la lectura de "Textos expositivos: el resumen", contribución de Marta Milian en Secuencias didácticas para aprender a escribir (2003), de la editorial GRAÓ, y compilado por Anna Camps.

Además del enlace a la descarga directa de la rúbrica en PDF, facilito un nuevo link para conseguirla en formato .xls (como documento de Excel). 

Espero que sea de utilidad.



sábado, 21 de marzo de 2020

Cinco poemas para celebrar el Día de la Poesía



Algunos dirán que no hay nada que celebrar en estos días oscuros, aciagos, de tensa soledad, tan solo doblegada por la amenaza microscópica, invisible, que acecha -infinitamente cruel y virulenta- tras la puerta de nuestros hogares. 
Tal vez, en un día como hoy, necesitemos todavía más la poesía para hacernos recordar lo que siempre nos ha hecho humanos, la raíz misma del sentimiento, la cadencia de la palabra de los otros, el peso de la historia común calcificado en verso.

Rúbrica para evaluar la expresión escrita de textos expositivos y argumentativos


La valoración de la expresión escrita no es, a menudo, una tarea tan sencilla. No solo por la tentación de caer en una evaluación impresionista del escrito, condicionada por los gustos o motivaciones personales, pero carente de criterios objetivos -más allá de los consabidos para condenar la mala ortografía y algunas infracciones gramaticales evidentes- y que descuidan, con demasiada frecuencia, otros aspectos relevantes como la presentación, la cohesión entre las partes o la adecuación del registro preferido.
La solución, no obstante, se encuentra, por un lado en el instrumento de evaluación, pues no solo debe proporcionar la mayor objetividad posible, sino que debe facilitar la corrección (en términos de usabilidad y comodidad), además de mostrar unas valoraciones claras para docentes, estudiantes y padres. La rúbrica ofrece todas estas ventajas -a pesar de su coste inicial de creación-, junto con la versatilidad necesaria para aplicarla a distintos tipos de pruebas de evaluación, con ayuda de medios electrónicos (hojas de cálculo en línea, aplicaciones docentes generales o específicas para este instrumento) que establecen automáticamente una nota numérica. Por otro lado, abre la puerta al uso efectivo de competencias clave, criterios de evaluación, estándares de aprendizaje evaluables e indicadores de logro para inspirar los ítems que se valorarán; de hecho, hay herramientas docentes como iDoceo -que he utilizado para crear el modelo que hay a continuación- que permiten la inclusión de las siglas de las competencias clave y, a su vez, la de uno o varios estándares de aprendizaje, previamente tomados de los documentos puente o decretos curriculares de las diferentes administraciones autonómicas. Finalmente, es aconsejable tomar como inspiración el ejercicio de alguna prueba objetiva que tenga definidas sus condiciones de producción y algunos de sus criterios de calificación; en este caso, he tomado la "pregunta de producción" del nuevo modelo de examen de Selectividad, que se implantará a finales de este curso en la Comunidad Valenciana, según las directrices que fija la LOMCE:

"Pregunta de producción (0-2 puntos).

El alumnado habrá de elaborar un texto en registro formal de carácter expositivo argumentativo, con una extensión aproximada de 200-300 palabras, en el que habrá de demostrar su capacidad de expresión ordenada y coherente sobre un tema relacionado con el texto propuesto. Para su corrección, se tendrán en cuenta aspectos como los siguientes:
- la adecuación de la respuesta a la pregunta formulada;
-el registro utilizado (ausencia de coloquialismos, uso de expresiones adecuadas a este tipo de textos);
- el nivel de competencia en el manejo de los recursos morfosintácticos (relaciones interoracionales, sintaxis rica, ausencia de anacolutos, marcadores discursivos, etc.);
- el uso adecuado del léxico y la puntuación, además de la ortografía."

La rúbrica que comparto, a continuación, desarrolla muchos de estos aspectos y se estructura en función de cinco de las seis propiedades textuales (dejo de lado la estilística, por ser más complicada de valorar y menos relevante para este tipo de textos) que enunció Daniel Cassany en la página 316 de Enseñar Lengua (1992): coherencia, cohesión, adecuación, corrección y presentación.

Debajo del PDF incrustado se encuentra un enlace para su descarga directa. También se puede descargar en formato .xls (como documento de Excel) mediante este otro enlace.

Espero que sea de provecho y utilidad.




También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails